miércoles, 21 de marzo de 2007

desde trieste I

Pues nada, las fuerzas de seguridad se han vuelto mas locas que de costumbre. En Caracas, una hora de atraso en el vuelo y deje un novio. Explico lo del novio: me imagino que despues de la tocada que me echo el ultimo GN que me reviso, minimo lo tengo que llamar cuando regrese.

En Lisboa nuestro vuelo llego a la hora justa de embarque de la conexion. Unos portuguesitos muy amables llamaron a los ibamos a Venecia a un lado y nos llevaron por la via "expresa", para soltarnos enfrente de los que sellan los pasaportes. De este modo se pueden imaginar que no adelantamos mucho tiempo. Luego me toco conseguirme mi segundo novio del viaje y correr hasta el embarque.

Mis companheros de viaje no llegaron a tiempo, espero verlos aqui manhana... al igual que mi maleta :-(

Cuando llegue a Venecia mi suerte cambio un poco. La chica del reclamo de equipaje fue muy amable y eso ya mejoro mi humor. Luego coincidi con una companhera cuerdista (Claudia) en la estacion de tren. El viaje se hizo mas corto.

Ahora estoy aqui, de pie tipeando estas lineas. Ya deje el asunto del equipaje en la recepcion de la residencia y lo unico que me preocupa es estar tan relajado al respecto. Cuando manhana se me terminan los interiores limpios!

Mi companhero de habitacion es asiatico. No lo he visto aun. Estan por cerrar esta sala asi que vendran mas cuentos luego....

1 comentario:

Hender dijo...

Bueno amigo como vas a ser padre debes tener las fermonas a milllon y por eso levantas tanto. Si sigues asi cuando lleves a tu ninyo o ninya al supermercado vas a ser un arrase. Adeu