miércoles, 3 de octubre de 2007

De camping en Picos de Europa

En mis últimos días en España ma+mi+si me llevaron, me pasearon y me trajeron de vuelta del parque Picos de Europa.

Allí pernoctamos en un camping. Al principio tenía mis dudas acerca de esta forma de descansar. Es que en Venezuela una acampada me lleva a lugares vírgenes, a ser un poco aventurero, a buscar y encontrar el mejor lugar para dormir y el agua para beber, a cocinar, etc. A valerme por mí mismo, pues.

En España es diferente y eso me molestaba un poco. Era el miedo a lo desconocido, al cambio. Ahora puedo decir que me ha encantado.

Los campings tienen muy buen ambiente. Piscina, restaurante, etc. Son, estos campings, un buen invento.

Un detalle, las costumbres españolas hacen que nuestro camping haya tenido un horario muy difícil. No estaba permitido hacer ningún ruido desde las 0:00 hasta las 8:00 am. Es demasiado tarde. Lo peor es que los administradores no entendían porqué las gentes de otros países terminábamos violando la norma de las 8:00 am. Simplemente era porque queríamos salir temprano. Cuando los locales apenas se estaban despertando, los extranjeros ya queríamos estar en algún paseo.

Nos alojábamos cerca de Potes. De los paseos quiero recordar tres lugares. Los Lagos de Covadonga. Es un lugar de peregrinación religiosa, con lo cual está atestado de gente. Aún así, es un buen paseo. El pueblo Arenas de Cabrales, famoso por el queso. Hay exposiciones-degustaciones. Sólo hay que aguantar el olor. No es poca cosa. Y por último, la senda del río Cares. Hay que hacerla.

Además de paisajes y senderos de gran belleza, pueblos pintorescos y quesos interesantes, Picos es anchoas cantábricas y un clima de puta madre!




el pueblo de Potes: el río




ayuntamiento de Potes




míguel: el hombre que habla con los caballos
milena y simón: documentan




la senda del Cares: en esta parte el camino va labrado en la roca de la montaña. Es tan impresionante como oscuras deben haber sido las circunstancias de su construcción.




Covadonga: lago




Covadonga: calvario en una cueva




Covadonga: Basílica de Santa María la Real de Covadonga

2 comentarios:

ma dijo...

más que anchoas picos es magia también. y cualquiera puede dar fe de ello. el concepto campins aquí es ciertamente distinto; y sólo diré: está mejor que muchos hoteles que por buenos se venden a lo largo del mundo, sobre todo los baños. lo de los horarios es otra cosa, muy ibérica lamentablemente.
ojo la escena de los caballos no es un montaje; tiene truco sí, pero es verídica.

José Antonio López Rodríguez dijo...

ma: Anchoas mágicas.